¿Qué es la ITE y porqué es necesaria?

Estamos acostumbrados a hablar de la revisión de nuestro vehículo y así cómo este, el edificio en el que vivimos necesita también una revisión periódica que garantice que sus condiciones son adecuadas para la habitabilidad.

En nuestro blog de Eurocasa Gran Canarias, queremos hablar de la importancia del ITE y cuáles son los pasos a seguir para su obtención, así como la regulación vigente en Canarias al respecto. 

¿Qué es pasar la ITE y cómo se hace?

La ITE o Inspección técnica de edificios, es una revisión que se realiza en un determinado periodo de tiempo y que certifica que el edificio en cuestión es perfectamente habitable o si, por el contrario, recomienda la realización de tareas u obras de mantenimiento. 

El principal objetivo de la ITE es analizar el edificio y localizar aquellas irregulares que pudieran resultar un riesgo para sus ocupantes o para las personas que viven alrededor. 

Para realizar la inspección, lo más habitual es contactar con una empresa dedicada a esta labor, ya que va a garantizar que la revisión se ha realizado de forma correcta y nos permite habitar el edificio sin riesgo alguno para la salud.

¿Cómo y cuándo se lleva a cabo una ITE?

Tal y como hemos comentado en este artículo, se debe pasar una ITE de forma periódica a la vivienda, pero a diferencia de la ITV del vehículo la revisión y su periodicidad no la determina la administración, sino, que lo hace el propio informe del técnico. 

Según la legislación vigente, aquellos edificios que tengan más de 45 años (construidos a partir de 1975) deben pasar la ITE. 

Una vez que hemos determinado que el edificio está en esta franja de construcción, se contacta con la empresa que elaborará el informe:

  • Petición de ITE
  • Desplazamiento del técnico para inspección visual: El técnico especialista se desplaza hasta el edificio y recorre cada una de sus partes elaborando el informe.
  • Resultado de la observación del técnico: Los resultados del informe pueden ser:
    • Apto/Favorable: El inmueble reúne las condiciones óptimas para su habitabilidad y por tanto no requiere de realizar mejoras.
    • Deficiente leve: El inmueble requiere que se apliquen mejoras en su infraestructura. 
    • Deficiente grave: El inmueble requiere que se apliquen mejoras severas en su infraestructura. Presenta problemas para su habitabilidad y supone un riesgo para sus ocupantes, así como los vecinos. 
    • Deficiente medio: El edificio requiere mejoras en la infraestructura y se deberá determinar el alcance. Aunque no suponga un riesgo inminente para su habitabilidad, deberán aplicarse esas reformas o mantenimiento.

En caso de que nos encontremos con un resultado desfavorable, se deberá realizar un plan de rehabilitación de la propiedad. Para ello puede hacer falta que intervenga un arquitecto y se deberá presentar a la administración el plan de mejora.

  • Certificado: Una vez se ha validado el estado del edificio, así como de la aplicación de las mejoras a aplicar en caso de ser requeridas, el técnico emitirá un certificado que acredite que el edificio está al corriente en su revisión de ITE. En este certificado se indicará la fecha en la que se deberá volver a pasar la ITE. 

¿Qué sucede si no se pasa la ITE dentro del plazo establecido?

El plazo de pasar la ITE de un edificio y su incumplimiento va asociado a sanciones administrativas que pueden tener un importe considerable.

No obstante, lo peor de no realizar este mantenimiento, es que se pone en riesgo de forma continuada a los habitantes de un edificio y con el tiempo las mejoras a realizar van a ser mucho mayores lo que hace encarecer el mantenimiento del edificio a medio plazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.